Social Icons

viernes, 7 de marzo de 2014

¿Podrán despertar ellos también?

Me despiertan tus colores, espejos multicolores que rodean en brillo y esplendor mis pesadas mañanas, ¿Cómo no querer protegerte? guardarte bajo un escudo que repela una a una las malintencionadas garras que te opacan, las sombras que se llevan tapa a lata, basura encendida, árbol caído, gota a gota, luz prendida  día a día. ¡Vamos! –Despierta- Cuéntales, como a mí y en el vasto lienzo de tu esplendor muéstrales como su paso deja cicatrices, te duelen… Cantas menos, el viento no lleva tu murmullo tan seguido, ¡Háblales! deja que tus criaturas, con sus propias y feroces lenguas rompan tu timidez. Que vean tus lágrimas –ya no tan puras-  no es tu culpa, Déjales correr tu lluvia, y que se crezcan tus ríos. ¡Asústales! que tus corrientes irradien tu fuerza, que lleven tus lamentos, seré tu interprete, romperé el silencio fingido, se caerán antifaces, ¡Vamos! llevas siglos dormida, lava la ceguera de su atolondrado pensar, afina sus acordes con tu trinar. ¿Podrán despertar ellos también?...

Despertarán arrullados en tu sutil canto, y como de costumbre lo vivido será una larga pesadilla, sé que no dirás nada, ni represalias ni regaños, no más reclamos, serás de nuevo su conmovida madre, su verde cuna… 

martes, 4 de marzo de 2014

¡Esa es mi muchacha!

¡Esa es mi muchacha! (frase célebre de nuestro escuadrón). aprobatoria y apremiante de nuestras travesuras y filosofías... Así comenzamos cada reunión. ¡Esa es mi muchacha! después de un trago de pilsen - Que según nosotras nos ayudará a vernos como La Diosa- haremos el esfuerzo de meter el ojo. Y nuestras anécdotas van corriendo y logro tras logro ¡Esa es mi muchacha! Cuanto orgullo. La complicidad de nuestra consigna, las rondas siguen y como de costumbre perdimos la cuenta.